Las Ánimas, una frustración que no cambia el proyecto

Escrito por Maximiliano Aguilera.

BUENOS AIRES (DIRECTV Liga de las Américas 2019) – Las Ánimas de Valdivia experimentó el paso abrupto, sin escalas, de la satisfacción por conseguir un logro histórico a la frustración de una derrota inesperada. Del orgullo por trascender a nivel internacional, con su clasificación a semifinales de la Liga de las Américas, a la desilusión por quedar eliminado en el primer cruce de playoffs ante Ancud, por 4-3. Entre esos sentimientos opuestos apenas transcurrieron 30 días.

El entrenador del equipo, el argentino Lucas Zurita, confiesa que fue “un golpe inesperado, porque ganamos la fase regular de la Liga Nacional y éramos el candidato de todos a estar en la final. Pero tuvimos muchos problemas, como la lesión de Morales, un calendario muy exigente, el cambio de un extranjero… Al día siguiente de quedar eliminados tuvimos que viajar hacia Buenos Aires. Eso fue un velorio, con jugadores llorando en el aeropuerto. En esa condiciones anímicas encaramos la semifinal de la Liga de las Américas”.

El equipo de Valdivia terminó la fase regular con un destacable registro de 21 triunfos y 7 derrotas y en ese camino alcanzó una racha de 15 victorias seguidas.

Para el director deportivo de Las Ánimas, Carlos Moraga, “después de ganar cinco títulos en dos temporadas y de la buena actuación en la Liga de las Américas nos acostumbramos a ganar y esta eliminación fue una puñalada al corazón del club. Cambiamos un extranjero (el centro Freeman por Joseph) pensando en que fortaleceríamos al equipo y resultó todo lo contrario”.

La dirigencia hace una evaluación similar, se lamenta por la temprana eliminación, aunque, con buen criterio, busca rescatar lo positivo de la temporada: “Fue un golpe duro, porque habíamos trazado estar en la final de la Liga Nacional. Pero consolidamos a Las Ánimas como un equipo de élite en Chile y en la Liga de las Américas logramos algo que no tiene parangón en la historia de nuestro básquetbol, como fue meternos en semifinales de la LDA, con triunfos ante equipos argentinos y brasileños. Estamos conformes con la actitud de los jugadores, que dejaron todo. Esto es deporte y debemos estar preparados para cuando los resultados no sean los esperados”, resumió Rudy Stange.

Esta eliminación prematura trajo algunas consecuencias negativas y en el club de Valdivia las aceptan. El entrenador Zurita se lamenta porque “uno de los objetivos era consolidarnos en el ámbito internacional y con esta derrota se nos complica un poco. Tanto para el club, como para los jugadores, disputar torneos internacionales significa una gran exposición, que a todos beneficia”.

Un claro ejemplo de esto es que a los buenos refuerzos extranjeros que presentó Las Ánimas les surgieron ofertas inmediatas: el escolta Brandon Robinson, uno de los líderes anotadores de la LDA, seguirá su carrera en China, mientras que los aleros Arnold Louis y J.J. Moore se incorporarán a equipos de la Liga Argentina.

A su vez, Las Ánimas mantiene una puerta abierta para regresar a las competencias internacionales, ya que al ganar la Copa Chile accedió a disputar un partido ante el subcampeón de la actual Liga Nacional, que en caso de ganarlo le permitiría participar de la Liga Sudamericana 2019.

Stange también asume los perjuicios económicos que quedar eliminados en la Liga de Chile les generó, porque “de haber pasado de ronda, debíamos cruzar con Deportivo Valdivia, el rival tradicional de la ciudad. Eso nos hubiese permitido generar buenos ingresos, que para un club pequeño como el nuestro, son muy necesarios. Sin embargo, al tener una sólida estructura financiera, con un presupuesto medido, y gracias al apoyo de los gobiernos municipal, regional y nacional, podemos afrontarlo sin problemas. Ese es un mérito de nuestra organización”.

La repercusión internacional que tuvo la actuación de Las Ánimas en la Liga de las Américas generó que el equipo recibiera aportes publicitarios estatales, como de la multinacional McDonald’s, lo que confirma la gestión de sus dirigentes y el alcance del torneo.

Después de una derrota inesperada suele haber consecuencias. Sin embargo, desde los distintos sectores parece haber coincidencia total sobre los pasos a seguir.

Según Zurita, “lo ideal sería mantener la base, no desarmar un equipo que sigue siendo poderoso, a pesar de ese derrota. Confío en la dirigencia, que es muy ordenada y montó una buena organización y es cumplidora. Hicieron un buen trabajo para conseguir sponsors y generaron una buena relación con los simpatizantes del equipo, lo que hace que el proyecto sea sólido”.

Para Moraga, “un proyecto como el nuestro que obtuvo un rendimiento en resultados del 90% en dos años, no hay que cambiarlo, hay que impulsarlo. Este plantel, con pequeños retoques, volverá a ser aspirante al título en la próxima temporada de la Liga Nacional”.

La mayoría del plantel terminó su contrato con Las Ánimas, al finalizar su participación en la Liga de las Américas. No obstante, nada indica que haya grandes cambios, mucho más cuando el inicio de la Liga SAESA, un torneo sin extranjeros, para equipos del sur de Chile, está próximo.

La palabra del directivo Stange tiene peso y él no duda: “El proyecto continúa, por eso tenemos jugadores con cinco años de permanencia en el club. Siempre buscamos ser protagonistas y lo hemos logrado. Debemos tener la cabeza fría a partir de ahora y planificar bien el futuro. Queremos seguir siendo actores relevantes en Chile y poder participar de torneos internacionales. Este año se logró, nos ganamos el respeto de todos nuestros rivales y seguiremos con ese objetivo. Pero nuestro estilo también es el de gastar sólo lo que podemos, con los pies sobre la tierra”.

Alejandro Pérez

Lock full review www.8betting.co.uk 888 Bookmaker

Twitter @basketcl