El Bill Self que conozco

Escrito por Maximiliano Aguilera.

 
FOTO DE MIKE YODER / LAWRENCE JOURNAL-WORLD
 
 Larry Brown, Entrenador - La Tribuna de los Jugadores
LARRY BROWN
ENTRENADOR
He tenido el gran placer de haber conocido a Bill Self por más de 30 años. Cualquier persona que haya conocido a Bill tanto tiempo - sus amigos, su familia, todos los entrenadores grandes que él sabía que seria uno de ellos antes de conseguirlo en mi personal - probablemente le dirán la misma cosa.
Y eso es que Bill Self no ha cambiado mucho.
 
Cuando conocí a Bill, él estaba trabajando en mi campamento de baloncesto en Lawrence en 1985. No me tomó mucho tiempo aprender que él era un niño hambriento y conducido - y todavía tiene esas cualidades hoy. Creo que consiguió el trabajo a través de su amigo R.C. Buford, el ayudante graduado que heredé cuando el anterior entrenador de Kansas, Ted Owens, dejó el programa. Bill se había lastimado y se iba a perder su temporada senior en Oklahoma State, y R.C. lo llevaron al campamento. Parecía un buen chico, así que le extendí la misma oferta que todos mis mentores de coaching - Dean Smith, Frank McGuire, Pete Newell y John McLendon - se habían extendido a mí.
 
-Si hay alguna manera de ayudarte -dije-, por favor, no dudes en preguntar.
 
No tardó mucho Bill en llamar, tal vez seis meses, como máximo. Lo que sucedió después está en disputa - honestamente, no recuerdo lo que pasó. Pero al año siguiente, apareció en Lawrence y reemplazó a R.C. como el asistente graduado.
 
Ahora, déjame poner esto en orden antes de entrar en todo esto. ¿Podría alguien haber predicho que Bill Self resultaría ser un entrenador tan bueno como los mejores que existen no en el basquet si no en el deporte? No, no sé si alguien hubiera predicho eso. Sé que no podría haberlo hecho. Ese grupo de entrenadores y jugadores que tuvimos en Lawrence ese año fue especial, y casi todos ellos continuaron haciendo grandes cosas. En el banquillo teníamos a R.C., Bill, Alvin Gentry, Gregg Popovich, John Calipari y en el equipo que teníamos a Danny Manning, Mark Turgeon y Milt Newton. Había un montón de personas bastante increíbles en torno a ese programa.
 
Y Bill no era diferente de esos tipos. Lo que resultó ser algo muy bueno.
 
En aquel entonces, yo tenía un enfoque: quería rodearme de entrenadores que se preocuparan por los niños, que amaran el juego y que quería involucrarse con esta profesión. Bill era un ejemplo perfecto de eso. Podía decir que se preocupaba por los niños y que era leal. La lealtad es algo que mucha gente olvida es una parte crítica de este negocio. Bill ha sido leal a mí durante 30 años, y la gente que entrena con él ahora - Norm Roberts, Kurtis Townsend, Danny Manning - permanecen en torno a él durante mucho tiempo. Creo que eso demuestra que Bill crea un gran ambiente que es realmente difícil dejar. Los entrenadores quieren estar cerca de Bill.
Foto por ORLIN WAGNER / AP IMÁGENES
 
Lo primero que quiero hablar es la habilidad de Bill como entrenador de baloncesto. Yo acuñé la frase "jugar de la manera correcta" - al menos creo que lo hice - y siempre me sorprende cómo los equipos de Bill siguen ese modelo. Cuando jugaba para Dean Smith, y más tarde cuando entrenaba con el siendo su asistente, siempre escribiría tres cosas en la pizarra en el vestuario antes de un partido:
 
1. Jugar duro
 
2. Jugar inteligente
 
3. Diviértete
 
Años después, le pregunté al entrenador Smith si podría añadir un cuarto punto. Le dije que el número 4 debería ser: "Sería bueno si nos recuperamos y defendimos, también." (Él me dio permiso para hacer esa adición.)
 
Cuando miro cómo Kansas juega al baloncesto para Bill, hace todas esas cosas. Creo que ganar juegos con defensa y rebotes, y esa ha sido la marca registrada de Bill en Kansas. He visto a Bill poner su huella digital en el baloncesto de KU de cerca porque llego a pasar mucho tiempo en Lawrence - si agregas todas mis visitas del año pasado, probablemente estuve allí 30 días. Tengo que ir a un montón de juegos y prácticas, y no hay un día que pasa que no gano más admiración por Bill y lo que ha logrado allí. Si mi hijo quería entrenar al baloncesto a un nivel alto, no hay otro lugar en el que prefiero que él esté a la escucha de Bill Self. Es un entorno increíble. Cada vez que dejo Kansas, no sólo mis valores personales se sienten reforzados, pero siento que mi mente se ha abierto a nuevas posibilidades también.
 
Pero para mí la cosa más asombrosa a mirar es cómo Bill trabaja con los chicos. Ese es el corazón de la profesión, después de todo. Para algunos de la nueva generación de chicos que tenemos en la universidad ahora, tienen un tiempo difícil decir la diferencia entre la crítica y el coaching. Y el hecho es que no se puede engañar a los chicos - son demasiado inteligentes y hay demasiado en juego para algunos de ellos. Bill no sólo se pone en ellos como si fueran sus hijos, pero lo hace de una manera que los niños entienden instintivamente que le importa. Él no tiene miedo de entrenarlos, y los niños anhelan eso. Puede que no les parezca a veces, pero finalmente lo consiguen.
 
Bill es sincero. Bill es honesto. Los chicos pueden decir enseguida que tiene la espalda.
 
Bill es sincero. Bill es honesto. No puedo subrayar lo raro que es Los chicos pueden decir enseguida que lo tienen a el protegiendo sus  espaldas. Aunque no me gusta dónde va el juego - muchas veces, los chicos no están preparados para competir en el siguiente nivel - nunca me preocupo por eso con los jugadores de Bill. Sus equipos siempre están bien preparados. Para los niños que quieren llegar al siguiente nivel, Bill les ayuda a hacer la transición. Para decirlo claramente - él es uno de los mejores entrenadores en el juego.
 
Voy a presentar Bill en el Naismith Memorial Basketball Salón de la Fama de esta semana, que es un honor increíble para mí. Cuando me presentaron en 2002, cuando era hora de dar un discurso, estaba en una clara pérdida de que palabras decir.
FOTO POR RICH SUGG / TNS / ZUMAPRESS.COM
 
Por lo tanto, Bill, aquí está mi consejo para usted cuando se establece para ser incorporado en el Salón de la Fama:
 
Primero, quiero que te sientas y tomes un vaso de vino tinto Chileno. Quiero que reflexiones sobre todo el éxito que ha tenido a una edad temprana como entrenador. Entienda el impacto que ha tenido en todos los afortunados de entrenar con usted durante ese tiempo. Pero también reconocer a todas las personas que le ayudaron en el camino. Gente como yo y Leonard Hamilton y el entrenador Calipari se van a sentar detrás de él en esa etapa, pensando en lo afortunados que estábamos en la posición de ayudarle en su camino. ser entrenador es una familia.
 
Quiero que la gente entienda cuán increíble es el éxito de Bill en uno de los lugares más especiales del juego. Bill entiende la gran responsabilidad que es ser el entrenador en Kansas. James Naismith entrenó allí. John McLendon entrenó allí. Phog Allen entrenó allí. Dean Smith fue a la escuela allí. Wilt jugaba allí. Él reconoce cuánto respeto la posición del entrenador  en Kansas merece. Y sin embargo, es inclusivo y abierto, lo que significa todo para las personas que trabajan a su alrededor. No se nace para ser más grande que él.
 
Esta es mi parte favorita de Bill, sin embargo:
 
He tenido la gran fortuna de trabajar con muchos entrenadores grandes en mi vida. Gente de baloncesto increíble. Pero no puedo decir que quisiera, en mi propio tiempo libre, salir con cada entrenador que he llegado a conocer.
 
Pero me gustaría pasar el rato con Bill.

Lock full review www.8betting.co.uk 888 Bookmaker

Twitter @basketcl