Ignacio Arroyo: “Perdí el miedo a jugar los minutos decisivos”

Escrito por Maximiliano Aguilera.


 LUN 9 JUL 2018 |  12:19 AM

 
El base de los Chicos de Oro, quintos en América a nivel Sub 18, repasa su primer año con Estudiantes de Madrid, donde ya tiene chapa de futuro crack. Ahora defenderá a la Sub 21 de Chile, dando tres años de ventaja.

A Ignacio Arroyo Varela (18) le cuesta encontrar zapatillas de su talla. Calza 47 y pocas tiendas venden modelos de ese número. Es así como, a solo un día de llegar de Canadá, el base de la selección chilena Sub 18 y quinta en el Premundial América pasa del descanso y recorre Santiago en busca de tan escaso diseño. Mientras visita un centro comercial del sector poniente de Santiago, se da el tiempo para hablar con La Tercera sobre su desempeño con la Roja, su presente con Estudiantes y su futuro desafío con la Sub 21 en Argentina, para el cual está nominado. “Estoy preparado y es un orgullo que me llamen de una categoría tres años mayor”, asegura.

¿Qué análisis hace del quinto puesto y de no haber podido clasificar al Mundial?
Por una parte, muy triste por no haber podido clasificar, pero por otro lado estoy contento y orgulloso porque mejoramos la última posición que habíamos conseguido en el anterior Premundial, y también porque pudimos competir de igual a igual con las otras selecciones. Si bien contra Canadá no estuvo muy parejo, los otros partidos sí lo estuvieron.

 

¿Por dónde pasa el no clasificar?
Contra Puerto Rico perdimos por tres puntos, pero creo que pasó porque no supimos resolver ofensivamente en los últimos minutos. Tuvimos una ventaja de nueve puntos que no la supimos mantener y no supimos resolver en los últimos minutos. Las ofensivas estaban trabadas y defensivamente tampoco estuvimos bien.

Llegaron al torneo como campeones sudamericanos, ¿Considera que no clasificar al Mundial es un fracaso?
La intención de nosotros era clasificar, no lo hicimos, pero no creo que sea un fracaso. Es una pena, pero no lo llamaría fracaso. Mejoramos lo que hicimos anteriormente y ahora debemos esperar la oportunidad que nos daría Canadá si es que deciden organizar el Mundial.

¿Faltó preparación para el Premundial?
Los chicos se prepararon antes, jugaron torneos y partidos con otras selecciones. Pero los 12 que íbamos al Premundial estuvimos tres días antes no más y luego nos fuimos a la gira en Panamá. Diría que nos faltó un poco de preparación para conocernos más en situaciones apretadas, o en cualquier situación, porque se vio que en momentos no supimos cómo resolver algunas cosas. Faltó que los 12 nos hubiésemos juntado antes, creo yo.

¿Pasa por ahí también el no haber clasificado?
Sí, es un detalle que marca la diferencia. Argentina fue a los Odesur, fueron a un Mundial, venían jugando de hace tiempo y en el torneo lo demostraron terminando en el podio. Y las otras selecciones, como Canadá y Estados Unidos, se juntaron dos semanas antes, pero ellos son otro nivel. Nosotros aún no estamos a ese nivel para hacer esas cosas, como juntarse una semana antes. Nos tenemos que preparar desde antes, conocernos bien e ir a jugar.

Cuando pierden la clasificación, ¿qué hablaron?
Quedamos mal después del partido, pero hablamos y nos pusimos de acuerdo en que queríamos dejar a Chile en lo más alto posible. Luego nos dijeron que existía la posibilidad de que Canadá organizara el Mundial y eso nos levantó para salir a jugar con todo el último partido. Así que a esperar que se haga allí el Mundial.

Individualmente, ¿está contento con tu desempeño en el torneo?
No. No anduve bien con la mano, con las anotaciones. Sí estoy conforme en cuanto a las asistencias y los rebotes, pero en cuanto a lo que es anotar, no.

Fue el segundo máximo asistidor del campeonato y en tres partidos destacó con sus puntos. Sin embargo, en los otros tres estuvo muy bajo en ese ítem. ¿Cómo explica esa irregularidad?
En ocasiones no me sentía cómodo con el balón. Y eso se traspasa a la cabeza. A medida que van pasando los minutos y no veía que la estaba metiendo, mi mente me jugó una mala pasada. Hay que aprender de eso y seguir jugando. Lo hice bien; soy un jugador que si no anota igual puede aportar mucho al equipo.

¿Qué diferencias hay entre el Nacho Arroyo del Sudamericano con el del Premundial?
El del Sudamericano era más pasivo, que intentaba buscar el tiro de tres puntos. Y el del Premundial es más rápido, busca más el aro y a sus compañeros, e intenta generar más juego para el equipo.

¿Estos cambios se los atribuye a su formación en Estudiantes?
Sí, allá en Estudiantes tengo hartos minutos y muchas posesiones pasan por mí, entonces al ser base tengo que generar el juego. Físicamente me han ayudado bastante, estoy más rápido y subí unos kilos. Todo pasa por ahí.

Y mentalmente, ¿qué ha cambiado?
Estoy más maduro. Antes me preocupaba de qué iban a decir de mí después de los partidos, pero ahora ya casi ni me importa. Allá me han enseñado a estar mentalmente fuerte, independientemente de cómo vaya el partido. Siempre hay que estar igual: no mostrar presiones. En los momentos finales me siento con más confianza, ya que ellos me han ayudado mucho en esa parte. Perdí el miedo a jugar los minutos decisivos. Y estoy mucho más frío a la hora de tomar decisiones. No pienso en cómo se van a sentir mis compañeros o qué van a decir. La confianza que me han dado y que le han dado a mi juego ha sido muy buena.

La última vez que hablamos me dijo que debía trabajar el físico, ya que este “marca diferencias”. ¿Cómo va eso?
Va bien. Aún tengo que subir unos kilos, pero allá se preocupan mucho del físico, de las pesas, de cómo come cada uno. Pero me queda un largo tiempo allá, tengo contrato por cinco años, así que me ayudarán bastante en mejorar mi físico ya que tenemos pesas todos los días en cuanto a lo que necesita el jugador. Estoy pesando 81 kilos, pero debería estar en 85.

¿Qué sintió cuando le llamaron el Azofra de Los Andes? ¿Sabía quién era y lo que significa para el club?
Un amigo en España tenía un fondo de pantalla con su imagen. Le pregunté quién era y me dijo que era Nacho Azofra, una leyenda de Estudiantes y de la ACB. Y ahí lo conocí. Busqué videos de él y cuando subieron la publicación del Azofra de Los Andes quedé impresionado. Me sentí bien. Fue bonito.

¿No le complica que le comparen con el segundo máximo asistidor en la historia de la ACB?
No, lo tomo de manera tranquila. Si bien me falta mucho para llegar ahí, se siente bien cuando te dicen cosas así.

Le demuestra que está haciendo las cosas bien.
Voy por buen camino, pero aún me falta mucho.

Azofra le aconsejó que sus principales objetivos debían ser: disfrutar jugando y entrenando, estudiar y ser paciente. ¿Lo está cumpliendo?
Disfruto cada momento que el básquetbol me da, he tenido paciencia y estudiar… trato, pero me ha costado un poco adaptarme a la vida de allá. Pero creo que este año tengo que ponerme mucho más las pilas en el estudio.

¿Qué es lo que más le cuesta del estilo de vida que lleva?
El hecho de estudiar después de llegar cansado de los entrenamientos y tener que preparar las cosas para el otro día. Pero a medida que el tiempo pasa ya me voy acostumbrando más. Ahora debo hacerlo bien desde el principio.

¿Estudiantes le ha ofrecido firmar un contrato profesional?
Por ahora no. Sigo con el contrato de juvenil. Mi equipo es la denominada generación del 2000 o de los cracks: son cinco jugadores que vienen jugando juntos desde chicos y que han ganado hartos torneos. Yo, junto a un compañero lituano, nos unimos a ellos y dicen que este equipo debe mantenerse junto porque vamos por un buen camino y estamos logrando cosas. Entonces es de esperar que Estudiantes quiera mantener el equipo para que uno pueda llegar al ACB de Estudiantes.

Lock full review www.8betting.co.uk 888 Bookmaker

Twitter @basketcl