Los Hawks frente a LeBron y sus Cavs por un lugar en la historia.

Escrito por Testing User.

 

Cuando el pasado mes de julio LeBron James anunció de manera sorpresiva su vuelta a los Cleveland Cavaliers, un mensaje quedó guardado en la memoria de los aficionados del baloncesto: vuelvo para llevar el campeonato a Ohio y hacer que todos sientan lo que es ganar. Meses después, los Cavaliers han llegado al primer gran escollo, las finales de Conferencia, donde se enfrentarán al equipo revelación de la temporada, los Atlanta Hawks.

 

Los dos mejores equipos del año en la Conferencia Este buscan escribir su propia historia, puesto que los Hawks no ganan el anillo desde 1958, cuando la franquicia estaba afincada en San Louis. Por su parte, los Cavaliers aún no conocen las mieles del triunfo pese a disfrutar del mejor jugador de la década durante muchas campañas.

A priori, los grandes favoritos son los Cleveland Cavaliers. Liderados por James y Kyrie Irving, disponen de un plantel plagado de estrellas y veteranos. Nombres propios reclutados por el mismo LeBron para ganar el ansiado anillo. Los Hawks, por su parte, sorprendieron al mundo del baloncesto tras imponerse en 60 partidos de la temporada regular con un brillante juego colectivo por bandera. La ausencia de hombres de renombre, una gran estrella, les hizo encomendarse a la labor conjunta de jugadores experimentados, no exentos de calidad individual, pero donde por encima de todos, destaca la labor del dominicano Al Horford.

El dominaco Horford destaca en el juego colectivo de Atlanta

Gracias al brillante papel de la temporada regular, Atlanta dispondrá del factor cancha, lo cual les llevaría a jugarse las finales en casa en un hipotético séptimo encuentro. Sin embargo, su papel en esta postemporada ha levantado algunas dudas, pues no han conseguido desarrollar su juego coral en ninguna de las dos eliminatorias disputadas, donde han sufrido con rivales de menor entidad como Wizards y Brooklyn Nets. Especialmente decepcionante, ha sido la actuación de Korver, uno de los mejores triplistas de la liga, o de Jeff Teague, mostrando una cara demasiado irregular durante ambas series.

Cleveland, en cambio, empezó los playoffs como un rodillo, vapuleando a los jóvenes Boston Celtics. Sin embargo, en el último partido de la serie perdieron a una de sus grandes referencias ofensivas, Kevin Love. Su ausencia se presentaba como catastrófica en un plantel de por sí corto dada la escasa confianza del coach Blatt en los grandes veteranos (Marion, Perkins, Miller). La serie contra Chicago Bulls era la gran prueba de fuego para estos nuevos Cavs, quienes tenían que reinventarse para suplir la ausencia del mencionado Love. Jugadores como Thompson, JR Smith, Shumpert e incluso Dellavedova dieron un paso al frente en los momentos importantes de la serie. Sin ellos, la clasificación para las finales habría sido una quimera.

James es defendido por dos Hawks

 

Claves de las Finales

1-      El juego interior. Una de las mejores bazas de Atlanta es la solvencia de sus grandes referentes en la pintura, Millsap y Horford. Su movilidad y versatilidad les permite jugar cerca del aro, pero también en posiciones más exteriores. Presumiblemente, una de las estrategias de Budenholzer (entrenador de los Hawks) será sacar a sus pívots de la zona, lo cual perjudicaría especialmente al center de los Cavs, el gigante ruso Mozgov, mucho más lento. No sería descabellado que durante muchas fases de los partidos, Cleveland apueste por un quinteto pequeño con James Jones para proteger el tiro exterior de los pívots de Atlanta. Asimismo, los Hawks deberán prestar atención a Tristan Thompson, uno de los mejores reboteadores ofensivos de la liga, cuya vitalidad, fuerza y coraje le están otorgando cada vez más importancia en la rotación de Cleveland.

2-      El tiro exterior, Kyle Korver. Durante la temporada regular los Hawks han brillado en este apartado. Todos los jugadores de su quinteto, especialmente Korver, están capacitados para anotar desde más allá de los 7 metros, llegando a ser uno de las franquicias con mejores porcentajes de la liga. Pero llegó la postemporada y el aro se empequeñeció sobre todo para Korver. Su eficacia será clave para que los Hawks se impongan en la serie.

el mejor triplista del Este

Otro jugador que presenta una dudosa estadística desde el triple en estos playoffs es LeBron James. La gran estrella de los Cavaliers no “mete una” en esta postemporada. Fue muy llamativo como un gran defensor como Butler (Bulls) dejaba que LeBron lanzara triples sin prácticamente ninguna oposición, prefiriendo salvaguardar la zona ante las penetraciones de James. En esta faceta se ha echado más en falta a aportación del Love, quien anotaba aproximadamente el 30% de los triples del equipo. JR Smith, James Jones (especialista en el triple) o Shumpert tuvieron una eficacia irregular en el tiro exterior frente a Chicago. Sin duda, el equipo que cuente con mayor acierto en el triple se llevará los juegos de la serie.

3-      El estado físico de Irving. El joven base de los Cavaliers es la otra gran estrella sobre la que se cimienta el juego de los de David Blatt. Su excelso manejo de balón, su brillante capacidad para penetrar en la zona y anotar, son vitales para el juego ofensivo de Cleveland. Incluso durante la temporada regular, LeBron ha optado por ceder el protagonismo anotador a su joven pupilo. Irving llega a estas finales mermado físicamente (se le conocen molestias en la espada, las rodillas y los tobillos) e incluso no participó en el último partido de la serie ante Chicago Bulls. Su recuperación y rendimiento serán una de las claves para la posible victoria de Cleveland. Jeff Teague, base de los Hawks y excelente defensor, tendrá que aplicarse en la contención de uno de los mejores anotadores de la NBA.

Irving llega mermado a etas series. Su recuperación será clave para el juego ofensivo de Cleveland

4-      El duelo Carroll vs James. El jugador más regular durante los playoffs en Atlanta ha sido DeMarre Carroll, a priori el estilete defensivo del equipo. Durante toda su carrera, éste fue su principal (y casi único) aval para continuar en la liga. No obstante, su capacidad ofensiva, así como su progresión en el tiro exterior, han dado un salto brutal esta temporada de la mano del coach Budenholzer. Para esta serie, su defensa frente al referente de Cleveland LeBron James será su principal misión. A pesar de eso, buscará imponer su físico en ataque frente a James, a quien las faltas pueden perjudicar sobremanera. El duelo entre estos portentos físicos está servido.

5-      La aportación de la segunda unidad. Una de las principales bazas de Atlanta en esta temporada ha sido la aportación de su banquillo. Siguiendo el modelo de los Spurs, los Hawks han disfrutado de un excelente rendimiento de sus suplentes: Schroeder, Pero Antic, Bazermore, Mack, Scott o Muscala. Estos playoffs la aportación de estos se ha reducido considerablemente a excepción del alemán Schroeder. Si  consiguen aportar puntos en los minutos que estén en pista, las posibilidades de los Hawks aumentarán considerablemente, a tenor de la corta y limitada segunda unidad de los Cavs. En Cleveland la rotación se acotado a siete jugadores, con Shumpert y Dellavedova como únicos eslabones útiles del banquillo.

La defensa de Caroll sobre James

6-      El movimiento de balón. El ritmo de los Hawks, su circulación de balón y juego colectivo han sido las puntas de lanza del equipo durante la temporada, las cuales les llevaron a ganar la Conferencia. En estos playoffs estas características han caído en desuso, bien por ineficacia del playmaker Teague o por acierto del contrario. Atlanta debe intentar recuperar sus señas de identidad para volver a ser el equipo arrollador de antaño. Si consiguen mostrar el nivel de excelencia de hace unos meses, Cleveland lo tendrá muy difícil.

7-      El LeBron-sistema. El ego de los grandes cracks, especialmente en el caso de James, es conocido por todos los seguidores del basket. Cuando los sistemas no funcionan, los partidos se ponen contra las cuerdas, los compañeros de equipo fallan, los grandes jugadores deciden dar un paso al frente y echarse el equipo bajo sus hombros. En Cleveland esto puede ser un arma de doble filo: James puede ganar un partido él solo, pero también puede perderlo chocándose una y otra vez frente al mismo muro. Atlanta intentará defender sus penetraciones, principal peligro de James, con un 2 contra 1 (Carroll y alguno de los pívots). Si LeBron se obceca en hacer la guerra por su cuenta, no doblar bola ni mirar al compañero, la eliminatoria está perdida. Atlanta prepara una telaraña en la pintura donde James no debe caer. No juega solo.

8-      El cuatro abierto. Esta estrategia fue una de las señas de identidad de los anteriores Heat de James. En esta serie, veremos muchas veces esto con LeBron de cuatro y Thompson de cinco. La intención será hacer sufrir en defensa a Millsap y Horford, así como evitar que estos masacren a Mozgov saliendo a posiciones exteriores. James Jones contará de nuevo con minutos y un rol importante en Cleveland.

 

 El duelo está servido entre las mejores franquicias del año en el este. A priori los Cavs son favoritos por su constelación de estrellas y jugadores decisivos. A pesar de esto, no deberíamos subestimar a los Hawks, pues sí consiguen recuperar su juego de temporada regular y Korver vuelve a ser un arma desde el triple, se llevarán la serie y optarán por conseguir el ansiado anillo. La historia en Cleveland y Atlanta está por escribir. Horford y Lebron buscarán ser quienes la escriban.

Alejandro Manzano

Lock full review www.8betting.co.uk 888 Bookmaker

Twitter @basketcl